29 de mayo de 2009

Una buena semana

 En espera del Kilómetro Vertical de la Barranca, seguramente la única carrera preparatoria que haga antes del MAM, ya que Tres Refugios va a ser complicado de correr, la semana ha resultado de lo más completa y entretenida.
 
 El lunes, acompañado por Prisillas descubrí "las tuberías", que no son los Tubos de Cabezas en pequeño, aparcando en el Ventorrillo, por la pista forestal hasta el Mirador, en subida continua y a ritmo más fuerte de lo que en principio debía llevar, por lo que tuve que andar en algunos tramos, a partir de allí una preciosa senda que nos llevó hasta el Collado de las Cabrillas para bajar después al Puerto de Navacerrada y, por el camino del Calvario, volver al Ventorrillo.
 
 Sensaciones encontradas, vuelvo a darme cuenta de que no estoy al mismo nivel que mis compañeros y que las subidas constantes a desniveles medios pueden conmigo, llevo mejor Los Tubos que las subidas por pista… ya veremos como evoluciona. Por otro lado, me voy encontrando mejor según pasan los kilómetros, y la "paliza del domingo" no causó demasiados estragos durante los catorce kilómetros que duró el "paseo".
 
 Martes y Miércoles de descanso, necesario, me ha venido bien.
 
 El jueves visité mi terreno, la Sierra de Hoyo, injustamente olvidada por muchos, para mí es como correr en casa, eso de salir por la puerta y entrar en ella no tiene precio, recorrido clásico, buscando el Pico de Águila, 6 kilómetros de constante subida por pistas al principio y por sendas bastante técnicas en algunos momentos, duro, muy duro, pero divertido, controlando el ritmo en todo momento, más despacio de lo que las piernas y el corazón pedían, sabiendo que la subida de vuelta se hace terriblemente complicada. Como curiosidad, en la bajada, difícil, por una senda que en época de lluvias es un arroyo, volví a torcerme de nuevo el tobillo izquierdo, otra vez sin consecuencias más allá de un dolor durante unos metros… tengo que extremar las precauciones porque en una de estás me quedo sin MAM. Al final, 17 kilómetros y pico, bien.
 
 Y hoy viernes termino los entrenamientos, como no, con un "paseo por el Cerro", intentando entrenar esas pistas de medias pendientes que tanto me cuestan, así que esta vez he dejado de lado los cortafuegos y he subido directamente desde Moralzarzal por la pista del depósito hasta la cima para quitarme los 3 kilómetros de aproximación ida y vuelta y poder dedicar más tiempo a esas "maravillosas" cuestas. Una vez arriba, bajada por las zetas hasta el pilón, un poco de agua, media barrita y vuelta para arriba, no puedo negar que con dificultades, bajada posterior por la pista, subiendo después medio cortafuegos hasta la senda que lleva al depósito y bajando desde el depósito directamente por el camino que tiene los tramos de hormigón, muy técnico y con las piernas cansadas, buscando sensaciones que pueda encontrarme en algunos tramos del MAM.
 
 Casi 17 kilómetros, a ritmo majo gracias a las bajadas por pista, que aún haciéndolas reservando fuerzas, vienen muy bien para maquillar la lentitud de las subidas. De sensaciones genial, pensando no solo en lo que me espera el día 21, sino también en como convencer a la familia de que hacer en un futuro un poco de ultra no es una locura.
 

26 de mayo de 2009

Triple Corona.

Pues ya estan hechos los entrenos programados para estos 4 días, tal cual comenté. Una base sólida sobre la que cimentar las próximas 3 semanas y la participación en el MAM.
Y como una imagen dicen que vale más que 1000 palabras, han sido los siguientes:
Viernes 22 de mayo en el Cerro del Telégrafo.Domingo 24 de mayo en Navacerrada, Cotos, Cabeza de Hierro, Navacerrada.
Lunes 25 de mayo, Mirador de las canchas, Cabrillas, Navacerrada, Calvario.
Resultado 56,5 km por terreno exigente en su mayor parte y en una altitud superior a la habitual en muchos de ellos.
Hoy las piernas cansadas e incluso con unas agujetas con las que no contaba ayer fruto del recorrido del domingo.
En general positivo y contento. El viernes fue el día más duro por el bochorno que sufrimos y la aridez del propio cerro. Domingo con mucho respeto, yendo a más y acabando muy entero. Con ganas de más. El lunes muy cómodo también sorprendido con los ritmos ya que tenía la sensación de ir despacio (24' en el mirador, como alguna otra vez) y suelto en el resto del recorrido. Eso sí, conforme con el kilometraje más reducido.
La mayor parte de ellos en la inestimable y agradecida compañía de mi amigo Mikel al que espero que estos km le sirvan tanto como a mi.
Esta semana y la próxima seguirán siendo de acumulación de km. De resistencia más que otra cosa. La siguiente reduciremos duración a los rodajes e intentaré disfrutar de ritmos más agresivos durante esos esfuerzos más breves y la del maratón de mantenimiento muscular.
Antes de lo que pensamos, un año más estaremos escuchando la bocina de salida.



Sus Majestades "Los Tubos"

Tras la pájara protagonizada el viernes no puedo negar que me enfrenté a la “etapa reina” del fin de semana con cierto temor, los Tubos de Cabezas nos esperaban y no se les podía defraudar; mochila de hidratación, barritas energéticas, muchas ganas y una buena dosis de paciencia eran lo necesario para pasar el arreón de manera exitosa.

Como de costumbre, todo empezó muy temprano para ser domingo, a las 8:30 de la mañana “los locos del cerro” nos uníamos a otros corredores en el aparcamiento del Puerto de Navacerrada y sin más dilación, encaramos la primera subida a la “Bola del Mundo”, en poco menos de cinco minutos las primeras y a la postre únicas dudas del día vinieron a mi mente, los gemelos, castigados por las jornadas anteriores, el desnivel de la subida y tal vez la falta de calentamiento previo a la misma parecían explotar, no llevábamos 300 metros recorridos y ya estaba sintiendo la necesidad de parar, de darme la vuelta, mandar el MAM al carajo y dedicarme a corretear por la Dehesa, que es más sano y no duele. En estos momentos es donde aparece Prisillas y te recuerda dos cosillas, “al tran tran” y paciencia, por supuesto que sigo adelante, cada vez un poco mejor, hasta coronar el alto, una vez arriba, precioso el camino por la “Loma del Noruego” hasta llegar a Los Cotos, trotando en los pinares y disfrutando de cada paso. ¡Vale la pena subir la Bola cuatro veces con tal de poder correr por aquí!.

En estas llegamos a Cotos, y tras el avituallamiento correspondiente, decidimos conocer los Tubos, la tensión se palpa en el ambiente (cursi y manido recurso literario sin más) cuando tras pasar el río miramos hacia arriba y vemos lo que nos espera. Otra vez el maestro Prisillas al lado… “tran-tran” y paciencia… “tran-tran” y paciencia, y poco a poco, entre piedras grandes y pequeñas, mirando al cielo y al suelo, aprovechando la velocidad de crucero para hacer alguna que otra foto y admirar el paisaje, llegamos a la parte de arriba, como de costumbre, llegué algo rezagado, lo normal yendo con estos chicos que están como toros, pero bien como para disfrutar, no solo esta subida, sino el resto de la jornada.

Da la sensación cuando se llega arriba de que todo está hecho, nada más lejos de la realidad, la salida de Cabezas, entre grandes piedras, utilizando piernas, brazos e incluso dientes para no caer se hace complicada mentalmente, y el paso por Valdemartín hacia Bola es más largo y complicado de lo que parece a simple vista, haciéndote cambiar continuamente entre el trote y la caminata.

Terminamos bajando de nuevo desde la Bola hasta el Puerto, torcedura de tobillo en la misma, hay que andar con mil ojos, que gracias a Dios no ha tenido consecuencias y llegada al coche con ganas de más…

En resumen, una jornada muy positiva, me veo uno o dos puntos por debajo de mis compañeros pero con posibilidades de terminar la carrera, solo me falta convencerlos de que no me anden esperando… pero me da que va a ser difícil.

Tres eran tres... las cuestas.

El viernes pasado y aprovechando que 'maese' prisillas no venía me decidí a coger la cámara y a preparar una ruta nueva que se adaptara a mis condiciones.
Puesto a ello inicié el camino por la cañada que, desde la dehesa de Villalba va hacia Moralzarzal y fui siguiendo el camino por donde las 'ganas' me guiaban. Pasada la zona del inicio del cortafuegos y de la cuesta gris y, superado un repecho posterior, abandoné el camino en la curva que os muestro en la foto, para subir serpenteando en dirección al depósito que da a Moralzarzal. Breve vistazo sobre el pueblo desde este punto y abandono el camino que he llevado por una senda (que os muestro) en dirección norte y paralela a Moral. Quizá esta última senda es una de las que más me gusta hacer en el cerro porque vas disfrutando en altura de unas hermosas vistas sobre el villorrio.
Pasado algo más de un kilómetro damos con un cortafuegos por el que bajaremos hasta una pista que seguiremos hacia la derecha de regreso a Villalba. En un momento dado comenzará a bajar con bastante pendiente y la abandonaremos, casi llegados a las primeras casas del pueblo, por el mismo lugar que lo está haciendo el corredor de la foto. Nos llevará en unos pocos metros a un nuevo depósito de agua. Seguiremos por aquí y, siempre en dirección a Villalba, iremos atravesando Moralzarzal hasta llegar a un parque con dos cancelas (al inio y al final) que también pasaremos. Sólo tenemos que seguir por lo que es ya una senda hasta que nos encontremos con la impresionante subida al depósito a la que llegamos en la primera ocasión y que, en este caso, se inicia en una pista de hormigón.Sin pensarlo mucho (para no evitar tentaciones de abandono), subiremos de nuevo al punto comentado y bajaremos por las curvas que antes habíamos subido. Veremos de nuevo la cuesta gris pero esta vez con otros ojitos porque no prodremos pasar dos veces sin intentar probar de nuevo sus desniveles, cosa que haremos al ritmo que nos permitan nuestras ya un poco cargadas piernas. En el nuevo depósito que veremos, terminada la última rampa de la cuesta, nos dirigiremos en dirección suroeste hacia el cortafuegos que tardaremos menos de cien metros en encontrar a pesar de que vamos esta vez fuera de senda. Ya sólo hay que bajarlo y regresar hacia Villalba por haber hecho tres de las cuestas más 'emblemáticas' de ese lado del cerro. Os paso el plano y la gráfica para que os entretengáis un rato.


23 de mayo de 2009

El perfil del Pajarón


Y aunque parezca mentira, llegó en el kilómetro 16...
Posted by Picasa

22 de mayo de 2009

Descanso, vuelta al curro y.... pajarón.

Esta es la crónica de muchos días, tras la última paliza y por diversas circunstancias, uno decide que es el momento de descansar un poco. La mejor escusa es el viaje de cinco días que hacía complicado el salir de forma regular, pero la real es el haberme levantado un par de días sin ganas de ponerme las zapatillas... La verdad es que te hace recapacitar, solo de pensar en la "obligación" que supone salir a correr te hace plantearte muchas cosas, entre ellas, si de verdad vale la pena hacer algo que no te apetece... en aquel momento, hace ya casi dos semanas, la respuesta fue NO. Así que sin ningún remordimiento, aparté las zapas de correr y me dispuse a pasar unos días alejado de los caminos.

Como imaginé en su momento, creo que el descanso ha sido positivo, esta semana he retomado los "entrenamientos" con ganas y he vuelto a desear que llegue la hora de salir a trotar; pero físicamente ha sido bastante más complicado de lo que creía... el bajón de forma ha sido bastante grande, manteniendo ritmos pero con unas pulsaciones bastante por encima de lo habitual últimamente, lo que aumenta el cansancio y potencia el sufrimiento. La salida del miércoles, a pesar de ser solo doce kilómetros por zonas muy conocidas, se hizo eterna, y la del jueves, de trece, tampoco se puede calificar como buena, a pesar de que ya me sentí algo mejor.

Pero lo mejor comenzaba hoy, las fiestas de Santa Quiteria permiten a Prisillas tener la mañana libre, por lo que planeó una "salidita" por el Cerro en la cual descubrir nuevos caminos, mejor dicho, nuevos "cortafuegos"... y allí me presenté, con toda mi inconsciencia y muchas ganas.

La mañana se presentaba complicada, la temperatura era alta, la humedad también, como en días anteriores, las pulsaciones subieron a 160 en menos de tres kilómetros, no obstante, me veía con fuerzas, disfrutando de la conversación, intentando aprender todo lo posible aprovechandome de la experiencia de mi compañero. ¡Y vaya si he aprendido!

Luego pondré perfil y foto del recorrido, para que os hagais una idea y en grandes rasgos: cañada hasta Moral, subida por cortafuegos hasta cima, bajada por pista y pinar hasta Becerril y nueva subida por otro cortafuegos, repletito de tierra y piedras, grandes y pequeñas, nuevamente hasta la cima, de allí bajada hasta Alpedrete y vuelta al tanatorio, punto de partida.

Y que decir, que el camino al Moral bien, que el primer cortafuegos bien, que la bajada bien, que el segundo cortafuegos, duro y bonito, con espectaculares vistas, bien, que la llegada a la cima bien, que el comienzo de la bajada bien, perooooo, ¡zas!, llegando a la cantera conocí en persona al "Tío del Mazo", al "muro", al "pajarón", a ese que, me da igual como querais llamarle, me ha dejado con cara de tonto y cierta preocupación.

Porque es increible, todavía no entiendo como no podía correr ¡bajando!, el sudor se tornó frío, el pensamiento no fluía con facilidad, incluso llegué a sentir un pequeño mareo, una hipoglucemia en toda regla que hizo que el último kilometro durase casi 10 minutos a pesar de ir cuesta abajo.

De todo hay que sacar conclusiones, y soy de los que aprendo más fácil de lo malo que de lo bueno, así que habrá que aplicarse las tres excelentes lecciones que han caido hoy:

1. La experiencia es prácticamente imprescindible, a la gente que sabe y quiere ayudar hay que hacerle caso, siempre. Si te dicen que bebas, bebes, si te dicen que comas, come... si te dicen que te tires sin miedo por un cortafuegos.... (bueno, tampoco en todo, jeje)

2. Andar no es la opción a seguir para cuando no puedas correr, es una opción más a tener en cuenta en todo momento dependiendo de multiples factores, y no solo del grado de cansancio o fuerza... andar NO es un fracaso.

3. Hay que comer, dos horas en montaña no equivalen a dos horas de ruta, no se pueden medir en kilómetros, en ritmos ni en tiempo, solo en esfuerzo y fatiga; geles, barritas, plátanos o chuletones...

Y muchas cosas más, del MAM, del Cerro, del correr, de la vida... a pesar del pajarón, ha sido una mañana inolvidable, una mañana provechosa, y el domingo... ¡más!

19 de mayo de 2009

De nuevo el circuito Prisillas

Después de un año he vuelto a hacer el circuito Prisillas, tras dos intentos por mi cuenta en el que hice un recorrido 'sui generis' que en nada se parecía a lo que intentaba. Es lo malo de que el campo no esté señalizado.
El domingo pasado en compañía del propio Josema y de un Mario que nos acompañó hasta la primera bajada, rememoré las cuestas que tan duras recordaba. Empezamos a subir desde el aparcamiento del tanatorio en dirección a la cañada de Moralzarzal. Nada más pasar la primera barrera y a la izquierda comienza el cortafuegos que 'pondrá a tono' nuestras piernas. Fuerte pendiente, que remontamos a ritmo los tres en estricta compañía. Llegados a las piedras que marcan el comienzo de nuestro primer descenso, mediada ya la ascensión al cerro, tomamos aire y nos dejamos caer en diagonal buscando el final de la ya mítica cuesta gris para iniciar la bajada que nos llevará de nuevo a la cañada. Breve comentario de Mariete sobre la dureza de la cuesta que bajamos y la promesa de que la probará en breve. Llegados al inicio de una nueva subida, nos despedimos de él (había entrenado ya por la mañana) y afrontamos la segunda subida de la tarde: es más tendida pero unos metros más larga y acaba en un depósito abandonado que abastecía a Moralzarzal hace años.
Sin grandes excesos ni grandes pasiones llegamos a nuestro nuevo objetivo no sin antes haber serpenteado entre un paisaje de pinos, piedras y arena, y echamos un vistazo sobre la que considero una de las mejores vistas de Moralzarzal, que permanece a nuestros pies recibiendo los últimos rayos de sol del día. Un trago de agua para refrescar la boca y casi sin tener tiempo de disfrutar con el paisaje, enfilamos una más corta bajada tras un breve llaneo que atraviesa el pueblo por las alturas y enlaza con una pista que lo une a Becerril. Vamos a enfilar el cerro por la que considero subida más conocida y que contempla la hermosa atalaya que es La Maliciosa. Unos 30 minutos de rampas más o menos tendidas con algún repecho, vemos la caseta que da nombre a este montículo que compartimos varios pueblos de la sierra. El resto de la ruta, como el gráfico nos indica, es una fuerte y continua bajada por la pista que da a la carretera de Navacerrada y que pasa por antiguas canteras de granito. Después de los kilómetros pasados no resulta nada fácil bajar esas pendientes pues las piernas se resienten y los cuádriceps van más que tocados. Este monótono discurrir sólo se ve interrrumpido por la llegada a una cancela, cercana a un restaurante y desde la que ya se ve la carretera que sube a Navacerrada, que tendremos que cruzar. Ya al otro lado de la carretera iniciamos el último tramo casi paralelo a ella que nos llevará de nuevo al punto de inicio.
¡Esto sí que es un buen entrenamiento para el MAM! ¡Y qué cercano lo tenemos!

¿Olor a MAM?

Hoy tenía poco tiempo y un poco antes de lo habitual. Esta mañana tocaba análisis de sangre y orina, esto es, a trabajar en ayunas. No es que los del banco se preocupen por mi bienestar, en realidad sólo quieren comprobar que mi salud me permite seguir currando como un burro. En fin, tampoco hay que quejarse, bienvenidos sean los análisis y el reconocimiento médico que harán en unos días. A mí me vale para comprobar que todo está en su sitio. Algún año hasta me han hecho una prueba de esfuerzo para ver si puedo seguir con esto de los maratones.

A ver, que se me va la olla, decía que a cuenta del análisis, hoy disponía de poco tiempo, así que he callejeado por Villalba durante 8,98 km, forerunner dixit, 45’09”.Me quedo con ganas de correr, por lo menos otra media horita. Ya casi no me duele el pie derecho (las piedras que se me clavan en la planta cuando voy por el monte), pero en cualquier caso, miraré zapas nuevas YA, para no estrenarlas el día D.

Me encuentro bien, he vuelto a mi peso habitual, otra vez se me notan las branquias/costillas, … ¿Será este el olor a MAM?

17 de mayo de 2009

Tres días seguidos

Tres días seguidos con cuestas. La suerte de no trabajar el viernes pasado me ha permitido encadenar tres días seguidos de entrenamiento con cuestas en el fin de semana..
El viernes en compañía de Valverde, hicimos Pista de La Barranca, Cuerda de las Cabrillas, Bola, Collado de Valdemartín, vuelta a Bola, bajada al Puerto de Navacerrada, Camino del Calvario, Ventorrillo y al coche. Bien. Se nos fueron 2h 10’. No sé si las Salomon estarán para jubilar, pero cada piedra que piso se me clava en la planta del pie y acaba bastante dolorido.

El sábado, muy pronto, me fui otra vez a La Barranca, pero esta vez yo solo. Desde el mirador de las Canchas continué por la pista con vuelta por el Ortiz. Más rápido que el día anterior. 1h 5’. El pie derecho sigue dolorido.

El domingo he salido corriendo desde casa, así he conseguido rellenar tiempo y kilómetros. Subida al Cerro del Telégrafo por el cortafuegos, bajada por el camino de las zetas hacia las canteras de Alpedrete y vuelta a casa. Bastante cansado después de 2 horas exactas y de los días anteriores, pero satisfecho de las más de cinco horas de subidas y bajadas del fin de semana.

Mañana toca descansar.

15 de mayo de 2009

2º test con subida a Maliciosa

A las 10 me levanto sin ninguna gana de salir, tras una larga noche...jeje, me dispongo a desayunar e intentar hacer el esfuerzo de subir para entrenar, cuando recibo la llamada de Arturo que iba a salir, quedo con el y me dice sus planes para la mañana a lo cual le repondo un ¡si! rotundo.

Salimos del parking de la barranca y direntamente y sin mas preambulos subimos a capon por donde subira el 31 de mayo el km vertical. Empizo a encontrame mal, como el miercoles, me veo que voy fuera de punto y solo llevamos 2km.... pufff, pienso, "hoy tambien toca sufrir". Entre andada y andada miraba hacia arriba y ole como sube Arturo, me concentro en la respiracion y poco a poco voy a mejor y poco a poco van pasando los metros. Llegamos al collado entre Maliciosa y Bola, subimos primero maliciosa para hacer alli un descansito y una foto, bajamos y a subir a bola... cuidadin en el vertical que se pega que no veas...Esta ascension mucho mejor y con mas animos, cojo la cadencia de zancada y poco a poco llegamos al repetidor.



Nos disponemos a bajar por la Tuberia hasta las canchas de la barranca y de ahi por el Ortiz hasta el coche. Gran entreno, con las patas tocadas y con la misma idea de siempre.... "me queda un huevo de entreno para el MAM".


Al final sale algo asi:







Primer test pro-MAM

Despues de haber "engañado" a Prisillas y sobre todo a Fernan para que me acomparan en la carrera de la Granja y con el pensamiento de tomarme estos 22km como un buen entrenamiento previo al ansiado y temido MAM, nos presentamos en una mañana fresca en el centro de la Granja de san Ildefonso, con tranquilidad absoluta, observando a todas las figuras del mundo del trail ya que se disputaba la 1ª prueba de la copa de España y por ello se respiraba mucho nivel.



Justo cuando nos llaman para el control de firmas y entrar en el cajon de salida, el cielo se cubre y empieza a caer ligera lluvia, la cual hace que me ponga algo tenso ya que hacia prever un dia duro. Dan la salida, la gente sale disparada y con mucha tranquilidad y con el unico pensamiento de entrenar, no hago mas que repetirme... "no corras mas, empieza tranquilo que luego lo pagas", y con ello fui subiendo las pulsaciones y adaptando mi respiracion, y cuando me di cuenta habia dejado de llover e incluso empezaba a salir algunos rayos de sol entre los pinares, lo cual me tranquilizo bastante. Tras salir de la Granja, enfilamos el primer repecho duro y en mi mente sigue el mismo pensamiento..."carbura, carbura", me pongo dertras de un grupito a ritmo suave y poco a poco vamos subiendo y poco a poco voy adelantando a corredores entre pasos andando y pasos corriendo, hasta que me encuentro detras de Nerea (del Club tierratragame) , a lo cual considere que detras de ella aprenderia mucho y eso hice, fui chupando del tarro unos 3km hasta un gran repechon donde ella se quedo un poco mas y a partir de ahi fui siempre buscando un culo donde ponerme detras para no emocionarme y pagarlo, y asi poco a poco enfilamos un canchal llenos de riachuelos donde meti las piernas hasta la cintura en un par de ocasiones. Ya se ve el pico de peñalara, al cual antes de salir me habian comentado que no se subia por la nieve y habian puesto un recorrido alternativo. Diviso la ultima larga y dura subida por encima de piornos y piedras humedas, en la cual me uno a dos corredores con los que subire hasta la cima con ellos. Durante la larga subida nos cruzamos con los primeros que bajan como autenticos leones y esto me hace saber que no queda mucho para llegar arriba. Subiendo casi todo el tiempo andando y disfrutanto de la montaña empieza a cerrarse la niebla y nos encontramos con un nevero y se oyen voces de "por aquiiiii, por aquiiiii", ¡ya estabamos arriba! y ahora tocaba bajar... Bebo un poco arriba y pa bajooooo!!! total para eso subimos no?? para bajar.



Al bajar por el mismo sitio de la subida vemos las caras de sufrimiento de los que ya le queda poco y muchos de ellos a mi paso, me pregunta eso mismo "¿cuanto falta?". Con mis piernas repleta de arañazos de los dichosos piornos y casi terminando la dura bajada de coronacion, me encuentro con los dos escobas del club, que grandes, estos si que disfrutan,jeje.

Al volver a pasar por el canchal, vuelvo a meter la pata otras dos veces mas, pero ya no importa, y hasta incluso se agradece el agua fria. Enfilamos un camino ya coerente y como no podia ser de otra forma,... me emocione y me excite en la bajada ya que algo en mi cabeza me decia que como ya habia terminado la subida podia vaciarme en la bajada, y asi lo hice pase como a unos 14 corredores hasta que me junte con un veterano y el me fue marcando el paso a medida que mis piernas ya empezaban a buscar la meta. Y asi, tras pasarlos un poco mal en los ultimos rapidisimos 2 km llegamos a meta. 2:19:00 min.

Gran entreno y mientras esperaba a "los escoba" tuve la oportunidad de conocer mejor a muchos corredores, incluidos Salva y BioBea, que por cierto, esta chica es increible la fuerza que tiene.

Ahora toca seguir con el duro entreno, pero esta carrera me hace pensar que va a ser muy duro el MAM y hay que entrenar mucho mucho mucho.

13 de mayo de 2009

Vuelta a la rutina

Hoy ha habido una vuelta a la rutina, he recuperado el recorrido de los miércoles de antes de Mapoma y, lo que es mejor, también he recuperado las buenas sensaciones. Las pulsaciones han vuelto a la normalidad.

El entrenamiento se ha quedado en poco más de 50’ y también han sido poco más de 10 km. Empiezo con el recorrido, casi todo cuesta arriba, de casa a Fontenebro, despacio, casi calentando, 27’10”; media vuelta y hasta casa en 23’30”.

Además de la bajada, también ha ayudado que llegando a la zona de El Raso, me ha adelantado un autobús y desde dentro me ha saludado Fernan, entonces veo que el autobús se detiene en su parada, aprieto un poco y adelanto al autobús. Levanto el dedo en señal de que voy bien. Me adelanta nuevamente, pero veo que si mantengo el ritmo le vuelvo a pasar en la siguiente parada, así ha sido, pero rápidamente ha arrancado. En la siguiente parada suele haber más gente esperando, así que me he sacado otro cambio de ritmo y me ha dado tiempo a pasarle de nuevo. Después ya hay más distancia entre paradas, así que en el último adelantamiento me he despedido. Jajaja, ¡qué tontería!, pero así, a lo tonto, me ha salido un km en 3’52”, bienvenido sea.

12 de mayo de 2009

Carrera Virtual.


Esto es lo que nos espera el 21 de junio. Parece duro, lo es. Parece imposible, no si se intenta. Nosotros, todos, lo vamos a conseguir. En la parte individual extrayendo nuestra fuerza más interior y exprimiendo nuestras reservas. En lo colectivo encontrando en el compañero las palabras de ánimo que nos empujen, el grito de rabia que nos azuze y el compromiso de equipo que nos haga seguir la zancada de quien nos precede.
Tramo A. Las antenas de Guarramillas.
11 kms de continua subida alternados con algún tramo de falso llano que lo hace si cabe más peligroso porque con el entusiasmo del comienzo y la frescura de la mañana nos anima a realizar algún que otro alarde, diversos pasos del arroyo Navalmedio que con la nieve de este año nos refrescará los pies al vadearlo. Se hace largo llegar a Navacerrada. Hay que estar atento a nuestro cuerpo, todavía no nos dirá si vamos a terminar bien, pero ya nos avisa si lo vamos a pasar mal. Cabeza fria. De las dos formas se llega. Comprobado.
Avituallamiento y buscamos la Virgen de las Nieves penosamente por el pedregal de la pista de esquí hasta llegar al hormigón. La altura suma fatiga al desnivel hasta que por fin llegamos.
Tramo B. Las Cumbres de Peñalara.
Primera bajada con algún tramo técnico. Cuidado con los primeros pasos hasta que músculos excéntricos y tobillos se ajustan. Mucha piedra suelta en un terreno que invita a correr y trae las primeras torceduras. Un par de toboganes que nos frenan la euforia y bajada a degüello hasta Cotos.
Reponemos y dejando atrás las instalaciones cruzamos la cancela que nos lleva hacia Peña Citores. Pequeños zig zag y senda estrecha que en poco discurre entre roca y raices, dificil adelantar posiciones. Paciencia. Empieza el canchal y enfilamos Peñalara.
La bajada por Dos Hermanas este año es nueva y nos conduce a Cotos. Avituallamiento importante comienza una zona clave de la prueba.
Tramo C. Los Tubos.
Tras un pequeño tramo de asfalto, nos metemos en una pradera que estará resbaladiza y por una senda en bajada llegaremos a un puente que cruza el Eresma. Inmediatamente atravesamos en pendiente un pinar que nos deja en la base de los tubos. Donde con paciencia iremos poco a poco cogiendo nuestro ritmo de subida, respiración y pulsaciones para afrontarlo. Imprescindible olvidarse del que nos precede. Cada uno se marca sus pausas, sus contemplaciones del paisaje, su motivación interior para vencer el desnivel y las dificultades del terreno y se llega.
Fun-da-men-tal. Este año se afrontará la subida en el km 27 aprox. un punto crítico por el desgaste acumulado. La cima sobre el km 29. Si el Sol aprieta será más duro porque se subirá también más tarde. Aconsejable aprovechar para comer en las pausas y recargar.
Y llega el tramo trampa para mí de esta edición. Cuando todos pensamos que lo más duro está hecho, que Cercedilla nos espera. Que un poco más y a bajar. LLegar a Bola.
Tramo D. La Trampa de Bola.
Recuerdo bien este tramo de las antiguas ediciones. Este año coincide con el "muro" km 31-35. La primera zona de canchal en bajada desde Cabezas donde a la dificultad provocada por el cansancio en nuestras piernas se añade el peligro de dominar la velocidad provocada por la gravedad. Este tramo de bloques de piedra en bajada hay que tenerlo en cuenta. Pasado este tramo otro corto y pestoso de pequeños tobobanes en una senda estrecha en ocasiones que atraviesa pequeños bloques de piedra escalonados que provocan caidas porque los reflejos nos fallan. Así hasta llegar a una penosilla muy especial. Un tramo de no excesiva pendiente pero lo suficientemente largo como para que parezca que nunca se acabe, más si cabe al final donde una sucesión de pre-cimas parece que nos aleje un poquito más las ansiadas antenas del repetidor de televisión.
Tramo H. Eterna bajada.
Acordaros de que pocas veces se os hará tan larga una bajada. Esa que nos tiene que llevar a meta. Bendecida porque nos facilita la zancada, pero que parece que nunca se acaba. Recordareis los días festivos de acelerones y piques con los compañeros de entrenamiento. Las ganas con que afrontabamos esas bajadas finales que podemos llegar a aborrecer ese día si nuestras piernas llegan demasiado tocadas.
Primer tramo de hormigón que nos percutirá en cada fibra de nuestros cuadriceps, definitivo adiós a la virgencita de las nieves y por la derecha pegaditos a las tablas que limitan la pista en descomunal pendiente hacia Navacerrada puerto. Sin frenar mucho para no sufrir demasiado, sin dejarnos caer libremente para no terminar besando el suelo. Puerto y Calvario.
De nuevo en busca del arroyo, de nuevo a mojar nuestros castigados pies. En tramos estrechos salpicados de raices que como redes parecen querenos atrapar hasta llegar a la pradera de los antiguos campamentos, bordear el embalse, última bajada tecnica, último cruce de arroyo y última subida que nos deje en las primeras calles de la población.
A partir de aquí, cerrar los ojos e imaginad.

Una de cal y otra de arena

Después del descanso de ayer y una noche de mucha tos, esta mañana le he podido dedicar 81’ largos al vicio este del correr. Me ha dado para 16 km escasos. El objetivo era rodar despacio y por terreno variado. Buena temperatura y luna en lo alto, cercana a llena. 10ºC y poco viento, los pajaritos cantando y los conejos cruzando, asustados, a mi paso. ¿Qué más se puede pedir?

Bien. Se me ha dado bien, objetivo cumplido. De casa a la dehesa por el lado de abajo, Cañada hacia Moralzarzal y cuesta gris. 44’ de ida y 36’ de vuelta, es lo que tienen las cuestas.

9 de mayo de 2009

Un paseo por el Cerro (la crónica)

Tras el aperitivo de esta mañana, ahora toca hablar de ello, no estamos muy bien de la cabeza cuando los sábados nos levantamos a la misma hora que el resto de la semana para ir a dar patadas por el campo, pero ya ha empezado el calor y no es cuestión de salir tarde, que luego se sufre mucho. Con esto quiero decir que a las ocho y media estaba en marcha, tenía dos horas más o menos y había que aprovecharlas, al final se quedaron cortas y tuve que hacer algún cambio en el recorrido inicialmente previsto.

Como siempre, empiezo bajando, tres kilómetros de tranquilidad absoluta, controlando el ritmo para no bajar de los 5 km por minuto y objetivo conseguido, los dos siguientes manteniendo ritmo, pero sin necesidad de control, la cañada del Moral pone su parte y no es fácil aumentar la velocidad sin darse cuenta... entre unas cosas y otras me planto en la puerta de la dehesa, a los pies del cortafuegos, y...

"to p'arriba", trotando al principio, trotando en el medio, trotando al final.... pero no, no es el final,solo un descansillo, tengo que reconocer que se me ha hecho muy largo y que llegado determinado momento he cambiado el trote por un paseo complicado... hoy ha sido la primera vez que lo he subido hasta arriba solo, sin compañía, y creo que me ha costado más que cuando voy acompañado, tal vez he empezado demasiado fuerte, o el hecho de no parar en ningún momento para esperar a alguien o mirar el paisaje ha hecho que sea más duro, no lo sé, pero me ha resultado bastante duro... pregunta para los expertos ¿lo es realmente?

Una vez arriba todo es más sencillo, de nuevo controlando el ritmo para no ir demasiado rápido, paradita en la Fuente del Retén para una buena hidratación, atravesar el pinar hasta la puerta de Becerril, ¡que zona más bonita!, vuelta al Moral por abajo y de nuevo subiendo el Cerro, primero por pista, entre tranquilas vacas que no dejaban de pastar a pesar del ruido de mis pasos (y jadeos, jeje) y de mi camiseta roja y luego por otro cortafuegos, esta vez mucho más cómodo hasta el sendero que lleva al depósito, bajada y... tras cruzar Moralzarzal vuelta a casa por la cañada y cuesta de Fontenebros.

Las sensaciones han sido también muy buenas, sobre todo tras coronar la cima del cerro, he llegado cansado, pero la recuperación durante el día ha sido buena, incluso podría salir mañana si tuviera tiempo para hacerlo. Ha sido una lástima no poder completar la salida con una subidita a la Cuesta Gris, pero el tiempo se me ha echado encima, otro día tendré que madrugar más.

Y los números para terminar... 22,5 kilómetros, 2:08 horas, frecuencia cardiaca media de 156 con picos de 175 lpm, y un desnivel de... imposible de determinar, porque cada programa me dice una cosa... así que lo dejamos entre 600 y 900 metros positivos y otros tantos negativos. La semana que viene.... MÁS.

Falta fuelle

Para el entrenamiento de hoy no tenía mucho tiempo disponible, al menos para que fuera la tirada más larga de la semana.

He quedado a las 8 en el Tanatorio con Valverde, que llevaba días sin correr, y hemos subido a la pista de La Barranca por la carretera del Puerto de Navacerrada. Allí hemos aparcado y hemos hecho el recorrido clásico de subir al Mirador de las Canchas, Cuerda de las Cabrillas, Puerto de Navacerrada y bajada por el Calvario, desviándonos al final hacia El Ventorrillo para llegr al coche. Se nos ha ido 1h 29' para 14 km escasos.

Me ocurre algo que no me había pasado antes y no sé como se entrena esto para mejorarlo. Como sabéis llevo una época con la impresión de quedarme clavado en las cuestas. Hoy tengo más claro el problema: es como si mi umbral hubiera bajado de repente o como si fuera el mismo, pero llegara enseguida a este umbral. Tengo un problema en realizar el "esfuerzo sobre esfuerzo". Las series de 500, 1000, 2000 me salen bien, pero en las cuestas no voy bien.

Esta mañana empecé muy bien, sobrado teniendo que esperar a mi compañero, parada en el mirador sin problemas. Enfilamos Cabrillas y empezaron mis problemas, enseguida me situo en 169-170 ppm y, si en algún repecho aprieto un poco, subo a 172-173 y tengo que empezar a andar. Me falta "fuelle". Cuando paro o camino recupero bien.

Llevo unos días con tos y mocos, pero este problema viene de antes. ¿Alguna idea de qué hacer? ¿Quizá no sea una buena idea participar en el MAM precisamente este año?. Cualquier consejo será bien recibido.

Mañana sólo dispongo de unos 75', pronto, dependiendo de la hora a la que me despierte. Ya contaré qué tal.

PD: ¿Como se incluyen las imágenes del sporttracks o una foto en una entrada del blog?

Un paseo por el Cerro



A lo largo del día... la crónica, pero os dejo un aperitivo.
Posted by Picasa

7 de mayo de 2009

Un buen día


El entrenamiento de hoy me ha gustado, después de un par de días complicados en lo personal no hay nada como salir a correr un rato para olvidar, la verdad es que es una terapia más que buena. Y nada mejor para ello que enfrentarse a algo a lo que no hemos podido vencer hasta el momento, en mi caso, la cuesta del camping de Moralzarzal en sentido de vuelta. La primera vez que pasé por allí nisiquiera tuve el valor de volver por ella, buscando un camino alternativo para volver, posteriormente pude subirla, más andando que corriendo, pero hoy ha sido el día... solos la cuesta y yo, reconozco que no la he mirado, simplemente he apretado los dientes, he acortado la zancada y poco a poco, sin prisa pero sin pausa, le he ido ganando metro a metro, al final incluso se me ha hecho corta.

Así que estoy muy contento, no puedo negarlo, parece que la preparación va por buen camino, aunque sé que todavía queda mucho por delante, las sensaciones son buenas... ¡mañana más!

Problema a recordar: la media total del recorrido me ha salido a menos de cinco minutos por kilómetro... tengo que ir más despacio.

Postdata: sé que Prisillas en algún momento me va a proporcionar una buena cura de humildad, la estoy esperando porque sé que me va a venir bien... "lo que no te mata te hace más fuerte"
Posted by Picasa

Aquellos tiempos del Mapoma.

Ayer definitivamente hice mi primer entrenamiento pre-MAM.
Hasta ayer, las subiditas de la cuesta gris aprovechando el ritmo del llano y las series para sacar un buen tiempo, alguna subida al depósito y la excursión del sábado por el Calvario habían sido los primeros y únicos escarceos con el monte.
Desde ayer ya la mente puesta en el 21 de junio. El traje de sufrimiento y los zapatos de trotón para devorar todos los kilómetros posibles hasta entonces.
Porque eso me faltan, kilómetros y fondo. Así que de nuevo este año tocará pasarlo mal esa última hora de carrera.
De ahí que mencione el mapoma. Porque, hace años cuando era un fijo de la visita a las calles madrileñas ese último domingo de abril esa acumulación de kilómetros y tiradas largas ya las tenia en las piernas. La cuestión era recuperar bien un par de semanas y hacer unos cuantos entrenos específicos para adaptar el cuerpo al monte. Sobre todo las bajadas.
Ahora tengo todo el camino por recorrer y como bien dice Pepe, apenas 7 semanas.
Asumí durante el entrenamiento el trabajo que tengo por delante. Ya no se trataba de subir deprisa el Cerro, sino de mantener ritmo, no agotarse en esfuerzos puntuales y breves, ya cada entrenamiento tiene que dejarme sino con ganas, al menos con capacidad de más.
Los miércoles iré alargando las salidas hasta los 90 minutos porque no puedo contar con una única tirada larga a la semana. Otras dos rondarán la hora y serán más explosivas para adquirir fuerza en las subidas y destreza en las bajadas.
La subida de ayer fue clásica por el cortafuegos hasta arriba, sin tirones, bajada por la pista, cuesta gris y punto limpio. Siempre intentando añadir alguna cuesta al final para ganar resistencia y esperando alcanzar ese punto de forma en el que después de un recorrido como el de ayer pueda doblarlo.



Entrenando. A un mes y medio de la cita.

7 de Mayo. Madrugada. La noche ha sido algo calurosa, me levanto y el termómetro dice que 16ºC en el exterior. ¡Cuánto tiempo sin ver estos números a estas horas¡. Manga corta, pantalón corto, un vaso de agua y en el coche hasta el aparcamiento pequeño de la dehesa.

No se ve ni torta. Frontal encendido y cañada de Moralzarzal hacia nuestro Cerro. Los frontales de antes, que tenían una mini-bombilla de tipo incandescente, iluminaban algo menos, con luz más amarilla, pero se tenía más sensación de terreno que con los actuales con leds, que tienen una luz muy blanca, pero casi no se aprecia el relieve.

A ver, que me disperso. Estaba empezando por la chopera y la cañada de Moralzarzal ajustando el frontal, intentando poner en marcha el cuerpo. Por ahí he ido y al llegar a la base de la cuesta gris la he mirado de reojo, he seguido un poco y he pensado “¿a qué has venido aquí?, ¿a pasear por el campo?”.

Media vuelta, apago el frontal, que ya se ve algo y “leña al mono”, cuesta gris arriba. 7’58”.Se puede mejorar, pero no tengo mucho margen. La bajada me ha costado más de lo que pensaba y, el último tramo, otra vez por la chopera, me he acelerado un poquitín, para no “atocinarme”.
El resto ya os lo podéis imaginar: vuelta a casa, estirar, abdominales, ducha, despertar a la tropa, desayuno, al atasco …

6 de mayo de 2009

Los tubos de Cabezas

Su inclusión en el MAM de este año ha causado sensación, Prisi nos cuenta en su blog unas cuantas cosas acerca de ellos.... cada vez tengo más ganas de que llegue el día...

Señores, con ustedes los Tubos de Cabezas

Hace un par de años

Para ir abriendo boca con la subida a Cabezas de Hierro, el día de San Isidro de hace un par de años lo pasamos así:

http://picasaweb.google.com/jruizgil.despacio/SubidaALosTubosDeCabezas#

Por ahí aparece Ppong, CyT, José Mª Lázaro, ...


Gentileza de Chusta y Pepevilla, que son los que hicieron las fotos.

Mi trono por un vaso de agua

Tras dos o tres días de descanso, con las piernas "tocadas" no sé si por el Calvario en sí, del que en breve haré una reseña, o por el cambio de ritmos medianamente rápidos a las cuestas del Puerto de Navacerrada, hoy he tenido la oportunidad y las ganas de salir un ratillo a trotar...

 Para empezar decir que después de la excursión del sábado tengo muy claro que voy a sufrir como un perro, va a ser muy duro, más de lo que supuse en un primer momento, pero eso todavía me da mayor motivación, tanta que hoy he decidido probar "cosas nuevas". El primer problema ha estado en el horario, ddemasiado tardo para lo que acostumbro, lo que ha hecho que el calor y la falta de hidratación me hayan "machacado" más de lo habitual, soy de los que prefiere no aprender de los errores, es mejor pensar y hacer las cosas bien desde el principio que arreglarlas para futuras ocasiones, pero a veces se mete la pata, espero que no vuelva a suceder.

 Y es que... había pensado en probarme en la cuesta gris, ver si podía bajar de los 7 minutos, dejar las últimas posiciones de la tabla, pero, con mi inconsciencia habitual, he pasado primero por delante de la cuesta del deposito, esa que solo se sube de un tirón y sin ponerse a andar cuando el estado de forma es excepcional, y claro, no he podido dejar de subir, de momento, sobrepaso las dos zonas cementadas y subo más o menos hasta la mitad del resto, tal vez un poco menos, me queda mucho trabajo por hacer y espero que haya tiempo... 

 Para terminar, Cuesta Gris, de la cual no he mirado el tiempo ya que bastante tenía con subirla y subida a Arroyo Arriba, para un total de 16 kilómetros en una hora y veinte minutos, no he tenido tiempo de ver el desnivel acumulado, pero creo que suficiente para un entrenamiento de martes, cuando lo mire os lo pongo.

 En resumen, disfrute y cierto sufrimiento en determinadas partes, para mi alegría más por la falta de agua que por la distancia y el desnivel...

Un poco de historia. Por Despacio.

Hace ya muchos años que se me ocurrió empezar a subir y bajar montañas corriendo. Hace también algunos años, a través del foro de montaña de elatleta.com, contacté con unos estupendos vecinos corredores (el Lobby Montañero Pedestre Villalbino) que me fueron enseñando algo más de estas montañas cercanas a Villalba y, a través de ellos, fui conociendo a más corredores-montañeros.
 
En todas las salidas que podía hacer en compañía, en todas las conversaciones de corredor, en todo lo que corría, siempre había una idea subyacente, siempre estaba ahí el MAM. La eterna posibilidad abierta y nunca abordada.
 
Hace dos años estaba decidido a correrlo. Me animé un día después de pasármelo muy bien, pero que muy muy muy bien, genial. Decía que me animé después de bajar de Collado Ventoso a la fuente de Antón Ruiz de Velasco detrás de José Mª Lázaro, a todo trapo. Esa bajada me enganchó. Lázaro no lo sabe, nos conocemos poco, sólo de dos o tres salidas más, pero él me enganchó un poco más a esto.
 
También me ayudó mucho Josema-Prisillas, megasuperviviente del MAM (y ya van 12), con él, algunos domingos por la mañana corría por la montaña, me enseñaba sitios, me aconsejaba, … Todo bien hasta que un mes antes de ese MAM’07, que iba a ser el del debut, me “calcé” una buena leche cruzando el río Navalmedio, por el camino del Calvario. La caída me dejó un par de semanas sin poder toser, a riesgo de ver las estrellas, y más de un mes sin poder correr. Para que no me olvide y tenga más cuidado, ha quedado también una minúscula cicatriz en la rodilla izquierda.
 
Reciclándome
 
Retomé el correr por asfalto y llanuras y, en eso he estado hasta esta primavera en la que he decidido intentar el MAM otra vez. Prisillas sigue ahí, siempre ayudando. El verano pasado aparecieron por la sierra Valverde, Fernan y Alberto-Lluvio y, este año Miguel Angel-mavegam y todo el grupo que hay alrededor del C.D. EL CASTILLO. Todo ayuda. Es el momento de volver a intentarlo.
 
Empiezo este camino con la base de entrenamiento habitual en mí: tenga o no tenga algún objetivo a la vista, suelo salir a correr 4 ó 5 días a la semana, siempre haciendo entrenamiento de tipo maratón. En Marzo corrí un par de medias maratones y a final de Abril participé en el MAPOMA, sin pretensiones de marca. Con esto y sólo siete semanas por delante, me dispongo a participar en el MAM’09, como dicen en su web, “posiblemente, el maratón más duro del mundo” (obviaremos el maratón de las arenas y cosas de esas).
 

5 de Mayo. Primera salida post-Mapoma. De casa a la dehesa, dos vueltas a la misma y vuelta a casa. 13 km. 1 h 05’. Ya sabéis que lo hago pronto, hoy a las 5:45, pero afortunadamente, he comprobado que a las 6:20 am se ven claramente los caminos y se intuyen la irregularidades del terreno, lo que me permitirá adentrarme en el Cerro del Telégrafo algún día entre semana, sobre todo si me acerco con el coche, en vez de emplear el tiempo en ir y venir desde casa. 

MAM: No es un reto más

 En principio la idea era ir poniendo únicamente nuestros entrenamientos, tanto para recordarlos en años futuros como para que cualquiera de nosotros pudiera prepararse para intentar terminar (y he dicho bien, terminar) esta carrera tan especial, pero como bien sabeis, Prisillas siempre va un poco más allá, así que además de los crudos números intentaresmos hablar de sensaciones, experiencias, todo lo que pueda ser válido para que los que no os habeis decidido acabeis por hacerlo.

 Vamos a tener además diferentes visiones acerca de la preparación y de la prueba, la experiencia total de Prisillas, un auténtico superviviente que ha llegado a meta en todas las ediciones disputadas, nada menos que doce veces, el punto de vista de otro corredor con muchas tablas, Despacio, que se va a estrenar este año, y para que haya de todo, también contaremos con lo que nos cuente la juventud y fuerza de Lluvio y con los pensamientos de un novato un tanto temerario, Mavegam.

 Para que vayais viendo a qué nos enfrentamos:


www.maratonalpino.com/MAM2009/Index.htm

 

 Y en breve.... ¡comenzamos!