16 de noviembre de 2011

Asturias nos espera.

Creo que ya va siendo hora de agitar un poco esto.
Hace unas semanas les propuse a mis amigos los Locos del Cerro que desde ahora en adelante cada año tratáramos por todos los medios posibles realizar una marcha, Trail, excursión... o como queramos llamarla. Buscando un recorrido distinto, un espacio nuestro particular de convivencia y camadadería. Sin dorsales ni competencia. Solo dejando que la amistad cale profunda en nuestro espíritu. Que cada momento de risa, de tensión y de sinceridad horade nuestra mente para acompañarnos para siempre.
Será una argamasa en la que no siempre todo será de rosa. 
Pero las grandes historias se escriben con renglones torcidos. Y en todos nosotros habita la suficiente humildad como para reconocernos en el de enfrente.
Para empezar Asturias nos espera.
La zona del Concejo de Cangas del Narcea. Parte de ese GR-203 "Por donde camina el oso". Praderíos, montes de 1600 mts de altitud, castaños, hayedos, robledales.... buena gente y amistad... ¡mucha amistad y una buena dosis de atletismo!. 80 km aproximadamente nos esperan.
En breve más.

Esto será lo que veamos desde el Cueto de Arbas. Entre los segundos 0 y 15 la zona por donde debemos bajar en dirección a la carretera de mina que nos llevará a Monasterio de Hermo.



6 de noviembre de 2011

Ejemplo de vida

Las pupilas aún vidriosas emborronan la última mirada a tu ser físico. Te marchas y lo único que nos quedará de ti son los recuerdos, pero supiste hacerlo tan bien que hasta el final los recuerdos que creaste se resumen en la imagen de tu sonrisa.

Siempre fuiste superior a cualquier impertinencia que a la vida se le antojó regalarte día tras día. Desde el fatal anunció hasta la última exhalación tu sonrisa fue la respuesta que acompañó hasta a la más fatal de las circunstancias. Once años de incontestable sonrisa.

Tu nos has demostrado que no es necesario llegar a viejo para vivir con plenitud. Tu excelencia fue el coraje y el mayor triunfo el mirar a los ojos a la mismísima muerte y sonreír. Tranquila, incolumne, aceptaste tu destino y soportaste tanto el peso de tu enfermedad como el de mantener a flote a tus padres y hermana, a tu tía, demás familia y amigos. ¿Quién iba a pensar que detrás de la fragilidad física que aparentabas se mostraba la más fuerte de las ganas de vivir?

Hace 29 primaveras que brotó una flor que el pasado jueves se marchitó para volver a la tierra y siendo energía transformada se unió de nuevo al cosmos del que todos algún día formaremos parte. Sea éste mi pequeño y humilde homenaje a la que sin saberlo nos ha dado una lección magistral de cómo ha de vivirse esta inmisericorde vida.

Naiara, jamás nos olvidaremos de tu sonrisa. D.E.P.